http://photos1.blogger.com/blogger/7442/2375/1600/blog1.0.jpg(otra portada) El sur: abril 2011

viernes, abril 29, 2011

Fincas de Chiapas: Departamento de Pichucalco

En 1906, por encargo del Gobierno de Chiapas, Ramón Rabasa, la Secretaria General de Gobierno encargo al titular Abel Pérez realizar un censo de las fincas rústicas con valor superior a los $1,000.00; de este censo publicado dos años mas tarde,-1908- se conoció que en el departamento de Pichucalco se encontraban 126 fincas o haciendas.

Este album pretende rescatar la historia gráfica de esas fincas que durante el siglo XVIII y XIX constituyeron el gran soporte económico de Chiapas, por la intensa producción de cacao, principalmente.

En esta region de Pichucalco, las fincas constituyeron el centro rural en las que se tejian el poder económico, politico, cultural, familiar, disputas y todas las relaciones posibles, con una gran influencia, hasta mediados del siglo XX.

Hoy, solo quedan indicios del aquel vasto poder que tuvieron estas fincas sobre la vida de los habitantes y de toda la región.


Construida en el Siglo XVII, la finca "Nuestra Señora del Rosario", ubicado en las riberas del rìo Ixtacomitán perteneció originalmente a doña Marìa de Alvarado viuda de Aranda Pérez, quien donó la hacienda a los sacerdotes jesuitas, para que, con las rentas se construyera un colegio de niñas en Ciudad Real (Hoy, San Cristóbal de las Casas); Con la expulsión de los religiosos del país, la finca permaneció abandonada durante mucho tiempo. Hoy, se encuentra en malas condicioens y prácticamente en riesgo de desaparecer. Foto. F. Ledesma./Septiembre, 2011.



Finca Santa Anita, en Ixtacomitàn, Chiapas, construida en el siglo XIX por la familia Contreras en las márgenes del rio Jana, afluente del rio Ona (nubes, en zoque) fue nuna importante hacienda productora de cacao. En 1863, la familia Contreras participó junto a los hermanos Cornelio y Eusebio Castillo en la defensa de Tabasco durante la intervención francesa. Hoy, parte del casco principal ha sido reconstruida. Foto: Cortesia de Agustin Lastra E


Finca El Carmen, ubicado en Ixtacomitán. La construcción del edificio se remonta a principios del Siglo XIX. Los terrenos donde se ubica pertenecieron a la familia vasconovarra Esponda Olaechea, asentada en las riberas de Ixtacomitán desde el siglo XVIII.


San Antonio el Cocal, en Pichucalco. En julio de 1913, la finca fue tomada por sorpresa por los revolucionarios tabasqueños de La Chontalpa, quienes saquearon el lugar y obligaron al propietario Heraclio Juárez Toledo a abandonar la finca.

Aqui, habria de darse una de las batallas más encarnizadas entre tropas federales y revolucionarias durante la revolución tabasqueña de Pedro C. Colorado y Juan Hernández. Años mas tarde, en 1923, el propietario finquero decidió alzarse en armas al lado del movimiento delahuertista. Foto: Cortesia de Mario Cantoral.



Finca Santha Martha, ubicado en la ribera del Platanar, en Pichucalco, durante la intervención francesa de 1863 fue centro de reclutamiento, incluso su dueño Felipe Ortiz Almeida se enlistó en las tropas de Eusebio Castillo y Gregorio Méndez Magaña, para la defensa de San Juan Bautista. La historia se repetiría 50 años mas tarde cuando su hijo Candido Felipe Ortiz se enrola en las tropas carrancistas de Tabasco.



Finca Santa Fe La Zacualpa, ubicado en Solosuchiapa, fue construida por el presbítero Mariano Mejía y Juana María Zepeda (Cepeda), cerca del rio de la Sierra o Ixhuatán, hacia mediados de 1840, aproximadamente. Años más tarde, sería una finca minera explotada por una compañia inglesa; En el lugar el ex gobernador juarista, Angel Albino Corzo realizaba un descanso e instalaba un campamento durante la campaña militar para defender el sitio de San Juan Bautista, Tabasco de la intervención francesa de 1858; A la muerte de Mariano Mejía en 1860, la hacienda pasó a manos de su hijos, los hermanos Zepeda (Rafael, Manuel Eraclio y Enrique), quienes la administraron hasta principios del siglo XX. Hoy, el caso principal de la finca es una escuela primaria del poblado Agustín Rubio.


Finca Esquipulas, ubicado en Pichucalco. Las tierras y la hacienda pertenecieron a la familia Cantoral,desde el siglo XVIII, con un auge importante en la siembra de cacao. Aqui nacio Juan Enrique Dominguez Cantoral, aliado incondicional de Venustiano Carranza en el constituyente de 1917. Luego seria diputado federal, propuesto por la corriente vidalista.


La Crimea, legendaria finca ubicada en Pichucalco cercana a los limites Chiapas -Tabasco, conocida como la ribera del Platanar, propiedad de Ponciano Rojas, aliado de los gobernadores chiapanecosl Emilio y Ramon Rabasa, durante el porfiriato. Paradógicamente, en 1913, su hijo César Augusto Rojas decidió marchar con los tabasqueños para alzarse en armas contra Victoriano Huerta, donde habria participado en la toma y asalto de Villahermosa, acción donde obtendria el grado de Coronel del Ejército Constitucionalista.-Hoy, es un centro ganadero de importancia en la region.



Vista de la finca El Azufre en una gráfica de 2010. “Apenas se penetra en las tierras de Chiapas por esta dirección [de Tabasco] cuando ya se encuentra uno al pie de un cerro sobre el cual hay un bello edificio, que rodeado por las pequeñas chozas de caña de los indios que proporcionan la mano de obra en este sitio, es una de las muchas propiedades del rico Salvador Calcaño y que lleva el nombre de Azufre por los cercanos manantiales sulfurosos”, escribió Karl Bartholomeus Heller en marzo de 1848 al llegar a la Finca El Azufre.


Región Chontalpa, desde donde se armaron los tabasqueños al mando de Ignacio Gutierrrez en 1910 para sublevarse contra el gobierno de Abraham bandala en Tabasco, y desde donde partió una columna de revolucianarios hacia Pichucalco para llevar la revolución a Chiapas en 1911.

Finca Sonora, Chapultenango, propiedad de Frumencio Pastrana y Abelarda Gordillo. Restos del casco principal. Construida en el siglo XIX y titulado por Porfirio Diaz a favor de Frumencio Pastrana en 1873, la finca constituyó el centro económico de Chapultenango hasta 1911, año en que entraron las tropas de los revolucionarios tabasqueños para liberar a los sirvientes de las haciendasy destruyeron parcialmente la finca. En 1912, su propietaria habría pedido al Presidente Madero la indemnización por "destrozos causados por la revolución". (Archivo General de la Nación); En 1916, las tropas de Rafael Cal y Mayor completarían la destrucción del casco de la finca. Hoy es un nuevo centro ganadero administrada por la cuarta generacion de la familia Pastrana.

Etiquetas: , ,

Buzón: Contactame